jueves, 18 de diciembre de 2008

Cristóbal Colón: Diario de a bordo (La primera crónica americana)

La expansión española del siglo XVI se manifiesta preferentemente en los testimonios de los cronistas que relatan sus experiencias, en donde se observa, más que una preocupación artística, un deseo de contar unas aventuras de por sí fascinantes. Las impresiones ocasionadas por el mundo americano, un hipotético paraíso terrenal, se reflejan puntualmente en el Diario de a bordo de Cristóbal Colón, con todo el valor inaugural que ello implica y que hace que pueda considerarse a Colón como el primer cronista latinoamericano. Posteriormente, en las primeras décadas del siglo XVI se encuentra una extensa cantidad de obras en las cuales no solo existe una información pormenorizada de los diversos territorios conquistados, sino además una síntesis cultural entre lo español y lo indígena. Así las Cartas de relación, de Hernán Cortés, y los Comentarios reales, del Inca Garcilaso de la Vega, son ejemplos significativos de las dos visiones indicadas. Otros cronistas del siglo XVI son fray Bartolomé de las Casas, Gonzalo Fernández de Oviedo, Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Bernal Díaz del Castillo, fray Bernardino de Sahagún, Gonzalo Jiménez de Quesada, fray Gaspar de Carvajal, Francisco López de Gómara, Agustín de Zárate, Pedro Cieza de León o José de Acosta. El Diario de a bordo es un relato pormenorizado escrito por Cristóbal Colón, desde el 3 de agosto de 1492 hasta el 15 de marzo de 1493. El Diario refleja lo vivido por el almirante durante la travesía y contiene una información que no se pensaba hacer pública, ya que iba destinada a su uso privado y también al de los Reyes Católicos. Éstos dispusieron de un ejemplar del Diario, que probablemente les entregó Colón en Barcelona cuando lo recibieron a la vuelta de su viaje triunfal. Los Colón debieron conservar otro ejemplar del Diario, que es el que formó parte de la biblioteca colombina y que, tal vez, después manejó y copió Bartolomé de Las Casas. El texto original del Diario de a bordo escrito por Colón se ha perdido. Lo que se conoce hoy de ese documento trascendental se debe a un extracto amplio, que alterna con muchos párrafos textuales, hecho por Bartolomé de Las Casas e incluido en su Historia de las Indias. El Diario de a bordo es algo más que un diario normal de navegación, ya que además de anotaciones sobre rutas, distancias, objetos vistos en el mar y tierras descubiertas, incluye Colón descripciones de gentes, lugares, fauna, flora, reflexiones personales sobre cosmografía, religión, economía, política y otros aspectos más. Gracias a este documento se ha podido reconstruir muy detalladamente el primer viaje descubridor. El Diario conserva la fuerza y la frescura de lo escrito día a día, sin apenas retoques posteriores. Es, además, un retrato insuperable de su protagonista, el propio Cristóbal Colón. Todo lo que le sorprendió en aquel viaje, acerca de la fauna, de la flora o de la población indígena ha quedado reflejado magistralmente en las páginas del Diario de a bordo. http://es.encarta.msn.com/encyclopedia_961534467/Diario_de_a_bordo.html http://www.artehistoria.jcyl.es/cronicas/contextos/10085.htm http://www.hottopos.com/mirand8/colon.htm http://cvc.cervantes.es//obref/aih/pdf/11/aih_11_3_025.pdf http://www.kalipedia.com/literatura-castellana/tema/renacimiento.html?x=20070418klplyllic_436.Kes&ap=0

1 comentario:

  1. escriban sobre cronicas de cristobal colon

    ResponderEliminar