martes, 3 de marzo de 2009

Helen Hanff: 84 Charing Cross Road ( la literatura epistolar)

"... En 1949, Helen Hanff (1916-1997) encontró un anuncio en el "New York Times" en el que se citaba el nombre de "Marks & Co.", una librería con base en Londres, concretamente en Charing Cross Road, especializada en libros antiguos. Inmediatamente escribió una carta a la librería en la que comentaba que tenía un serio interés en los libros antiguos aunque muy poco dinero que dedicar a tal gusto. En dicha nota solicitaba un lote de libros que ya estaban fuera de impresión y que había sido incapaz de encontrar en Nueva York. Poco tiempo después, recibía una respuesta en correctísimo inglés en la que se le informaba de que disponían de la mayor parte de los libros a un precio ajustado a las necesidades de Helene. Pronto se encontró la joven escritora inmersa en una correspondencia regular con la librería, en concreto con su representante Frank Doel, una correspondencia en la que los calificativos "estimado señor" o"estimada señora" fueron poco a poco sustituidos por el tuteo más familiar. Serían los vecinos ingleses de Helene en Nueva York los que pondrían a ésta al día sobre la dura situación de racionamiento atravesada por los habitantes de Londres tras la Segunda Guerra Mundial. Así que la joven norteamericana comenzó a acompañar sus cartas con envíos de comida para sus amigos de la librería. "84 Charing Cross Road” es una recopilación de las cartas que ambos se escribieron durante muchos años y en los que se creó una complicidad especial, nacida en 1949 cuando la joven norteamericana Helene, una guionista ávida de profundizar en sus conocimientos sobre las obras clásicas de los escritores ingleses, dándose cuenta de que en Nueva York era prácticamente imposible hacerse con ejemplares de los mismos a un precio asequible, decide escribir a la librería Marks & Co, en el 84 de Charing Cross Road (Londres), solicitándoles algunos volúmenes con los que alimentar su pasión por la lectura. Sus cartas empiezan a tener respuesta en la persona de Frank Doel, uno de los empleados de la librería, quién se encargará personalmente de encontrar los ejemplares que la clienta americana desea para enviárselos. En 1980, la obra se adaptó al teatro,estrenándose primero en el WestEnd y después en Broadway. Posteriormente se realizó una adaptación al cine con Ann Bancroft y Anthony Hopkins como actores principales. Esta pequeña obra (pequeña sólo en tamaño) es una auténtica crónica de los años que siguieron al fin de la Segunda Guerra Mundial. Una crónica como las que a Helene le gustaban leer: testimonios escritos por personas que vivieron en ese período y que conocieron de primera mano los hechos. Personas reales con tribulaciones, pero también con sueños y esperanzas, que encontraron en los libros una ventana al exterior y cuyas cartas, en sí mismas, son un homenaje a la amistad y la Literatura y, por supuesto, a todas esas librerías que, como la del 84 de Charing Cross Road, eran un auténtico santuario para los enamorados de las Letras. Cuando “84 Charing Cross Road” se extrenó en el West End, el Día de Acción de Gracias, la audiencia se puso en pié ante la aparición de la autora al final de la obra. Al día siguiente, en “The Times” Irving Wardle escribía: “La visión de Helene Hanff sobre el decorado que imitaba la librería que ella hizo famosa, parpadeando bajo el aplauso de la ciudad que nunca pudo permitirse visitar, convirtió el estreno de ayer en el final de un cuento de hadas” Aunque la librería hace ya mucho tiempo que ha desaparecido, en el lugar que ocupó puede encontrarse una placa en la que se lee una leyenda muy simple: “84 Charing Cross Road. La librería Marks & Co., que obtuvo reconocimiento mundial a través del libro de Helene Hanff, estuvo en este lugar. " Esta recensión es extracto y compendio de otras reseñas que se relacionan:

No hay comentarios:

Publicar un comentario